Home make money pro Facebook make money pro Twitter make money pro Subscribe
 
miércoles 18 julio 2012

Cata en Linares de Mora.

Hoy hace 2 años, que ofrecimos en la localidad de Linares de Mora, comarca de Gudar-Javalambre provincia de Teruel una cata monográfica sobre la trufa de verano. Quizas para algunos sea una fecha más, pero para nosotros fue la primera actividad que ofrecimos para dignificar las cualidades de este hongo. Aprovecho este aniversario para contarles los aspectos que trabajamos en el desarrollo la cata.

Linares de Mora

La cata es una oportunidad única para tener una idea certera y clara sobre el producto que queremos conocer. Para esta ocasión nos centramos sobre la trufa de la temporada y en concreto con la especie “aestivum” (de verano).

Momento de la cata

 

En la cata los asistentes conocen  los aspectos organolépticos fundamentales para  reconocer la calidad de este preciado e interesante hongo.

Hay que lamentar la mala publicidad que algunas personas le han otorgado, esto ha hecho que esta trufa haya quedado casi en el olvido en nuestro país y muy pocos han sido los que han podido disfrutar de la misma. Cierto es, que la trufa de verano  tiene muchas más bondades de lo que algunos creen. Es un grave error intentar compararla con la trufa de invierno, esto no contribuye para nada a mostrar el verdadero potencial de la misma.

La trufa de verano expresa por sí misma un sinfín de cualidades  aromáticas muy interesantes  para el mundo de la cocina.

 

Previo  a la cata se repasan y se trabajan  aspectos básicos como son:

¿Qué es la trufa de verano?

Que formas se conoce  para llamarlas.

Zonas donde se localiza este hongo y ¿por qué?

Ciclo biológico de la trufa de verano.

Calidades y posibles fraudes.


La sesión de cata comienza con la clasificación de las trufas,  para reconocer la calidad,  temporada, frescura, selección, tamaño y deficiencias.

Durante la cata de trufa fresca se realiza un análisis externo e interno de la trufa para conocer  la forma, textura, color, aroma, sabor y defectos. Con todo ello se tiene una idea muy clara sobre el género que tenemos en las manos.

Ismael Ferrer y Mario Cequier

 

Para terminar se ofrece  un degustación de  trufa fresca de verano en láminas en aceite sobre tostadas. Esta elaboración puede parecer muy sencilla pero es la forma más sencilla y que mejor resultado da. Intentar complicar su manejo en elaboraciones complejas dará resultados menos exitosos. Por nuestra parte podemos decir que la trufa de verano como mejor podemos disfrutarla es en láminas en aceite, para  luego poner estas, sobre tostadas o sobre un filete de carne o pescado a la brasa, un plato de arroz, una ensalada, etc….

Todo un lujo gastronómico y una experiencia aromática inédita al alcance de cualquier bolsillo.

La trufa es como la vida,  si actuas con sencillez disfrutaras y sacaras  todo la esencia que lleva dentro.

 

 

 

make money pro

Añadir comentario



* Rellene el cuadro de texto con el texto correcto, para asegurarnos que el comentario ha sido llevado a cabo por una persona y no por una máquina. Esto nos permite mantener nuestro blog libre de comentarios spam. Muchas Gracias